Writings
Etiquetas


El caso del MAH de Santa Cruz

El Santa Cruz Museum of Art and History (MAH) es un museo local de California que ha vivido en pocos años una transformación radical de la mano de su directora, Nina Simon, considerada una de las personas más autorizadas en el campo de los museos en los Estados Unidos.

Autora de dos libros muy influentes —The Participatory Museum (2010) y The Art of Relevance (2016)—, su teoría sobre cómo hacer los museos más relevantes para el conjunto de la sociedad, sobre los museos participativos y sobre el diseño centrado en la audiencia se puede resumir de esta manera:

Open New Doors

To New People

In New Ways

El MAH es un museo tradicional de arte e historia del condado de Santa Cruz, con una colección permanente y una programación de exposiciones temporales propias, pero que ha reformulado su misión de una forma innovadora:

“Nuestra misión es poner en marcha experiencias compartidas y conexiones inesperadas. Para hacer esto, encontramos, provocamos, preservamos e intercambiamos historias, ideas y obras de la gente del condado de Santa Cruz. Reunimos la gente alrededor del arte, la historia y la cultura para construir una comunidad más fuerte y conectada”.

Desde la llegada de Nina Simon en 2011, el MAH ha triplicado el número de visitantes, ha conseguido conectar con nuevos colectivos (más jóvenes, de diversas identidades culturales, de segmentos tradicionalmente poco representados…), el 90 % de su programación es fruto de la cocreación y colaboración con otros partners de la sociedad civil, y se ha ganado un lugar clave en la vida cívica y comunitaria de Santa Cruz.

Algunos datos que ilustran este cambio:

En esta charla “TEDxPaloAlto” de 2017 (12′), Nina Simon explica cuál era la delicada situación —económica y de reputación— del MAH cuando ella llegó, y cómo enderezaron la situación invitando, implicando y sobre todo escuchando a colectivos y segmentos de la población, considerados hasta el momento outsiders, para que se hicieran suyo el museo.

De entre todas las iniciativas puestas en marcha por Nina Simon y su equipo en el MAH, una de las más interesantes y transformadoras son las “Community Issue Exhibitions”, que analizo a continuación.

“Community Issue Exhibitions”

Con una periodicidad bianual, el MAH organiza una exposición temporal alrededor de un tema social transcendente “de” la comunidad local, coorganizada “por” y “con” todos los agentes implicados.

La primera de estas experiencias fue “Lost Childhoods” (de julio a diciembre de 2017), una muestra sobre la transición a la vida adulta de los jóvenes extutelados.

La exposición fue cocreada con jóvenes tutelados, centros y familias de acogida, organizaciones que trabajan con jóvenes extutelados, artistas y creadores locales, y defensores de los derechos de los niños y jóvenes.

De toda aquella experiencia enriquecedora —que generó cambios medibles en la sociedad, ¡y en la cual participaron más de cien colaboradores!— escribieron un manual que han puesto a disposición de cualquier institución cultural que quiera cocrear muestras inclusivas y relevantes “de”, “por” y “con” su comunidad: el Community Issue Exhibition Toolkit (PDF).

En resumen, podríamos decir que este tipo de exposiciones son:

  • Una plataforma para aprender y dialogar sobre un tema de importancia e interés local.
  • Una muestra de arte y objetos que explican historias sobre el asunto escogido.
  • Una exposición codiseñada con la participación de todos los agentes implicados, afectados, promotores y defensores del tema en cuestión.
  • Una exposición coorganizada con los expertos en la materia, que a su vez ayudan a organizar actividades paralelas y expanden el alcance del impacto social de la muestra.

Por otro lado, los beneficios de este tipo de exposiciones son:

  • Involucrar de una manera auténtica segmentos de la población tradicionalmente difíciles de atraer.
  • Establecer credibilidad como convocante de proyectos que giran alrededor de cuestiones cruciales que afectan a la comunidad.
  • Construir relaciones sólidas con líderes locales y agentes políticos.
  • Aumentar el reconocimiento y la reputación a escala local y nacional.
  • Defender el papel de la cultura como catalizadora del cambio.
  • Atraer nuevas fuentes de financiamiento.
  • Fortalecer la comunidad.

La segunda “Community Issue Exhibition” del MAH, “We’re Still Here: Stories of Seniors and Social Isolation”, se inaugura el 5 de abril de 2019, y en esta ocasión han explorado la situación de soledad y aislamiento que vive la gente mayor en el condado de Santa Cruz.

OF/BY/FOR ALL

Las lecciones aprendidas con la exposición “Lost Childhoods” son el alma de OF/BY/FOR ALL, el nuevo proyecto de Nina Simon por el que dejará la dirección del MAH para dedicarse en exclusiva a él.

Aquella muestra les enseñó que para que los proyectos cocreativos sean “para” la comunidad, tienen que ser “de” y “con” la comunidad implicada. Y si es cierto que el MAH es un museo local pequeño, el modelo y la fórmula que desarrollaron en aquella ocasión son aplicables y escalables a museos más grandes y a otro tipo de instituciones culturales.

Las exposiciones de inclusión ciudadana pueden marcar una diferencia real y medible en la manera como una comunidad aborda sus problemas más cruciales; pueden ser, en definitiva, catalizadoras de acciones cívicas transformadoras.

Por esta razón, Nina Simon y su equipo han desarrollado una primera herramienta gratuita y confidencial para que las instituciones culturales se puedan autoevaluar y sean capaces de identificar sus debilidades y fortalezas para llegar a ser motor de cambio “de”, “con” y “para” la ciudadanía.

El objetivo de OF/BY/FOR ALL es que el máximo de museos y centros culturales se sumen al movimiento y apliquen este modelo para que dentro de dos años hayan involucrado a un millón de nuevos públicos (más jóvenes, de entornos desfavorecidos, comunidades recién llegadas…) en la cultura para construir, entre todos, un mundo más inclusivo.

Ved la presentación del OF/BY/FOR ALL que Nina Simon hizo en la conferencia “MuseumNext” de Londres en 2018 (37′): vídeo.

Conclusión

El mundo está muy dividido, y los museos y centros culturales son lugares idóneos para llegar a ser espacios inclusivos y relevantes que permitan interacciones positivas con personas que no son como nosotros. Este hecho pasa tanto por tener plantillas que representen esta diversidad como por atraer a nuevos partners para que toda la ciudadanía se sienta apelada e implicada.

Para abrirnos a nuevos colectivos, necesitamos la complicidad de estos colectivos que actualmente no se sienten representados por las instituciones culturales para que nos digan qué les podemos ofrecer teniendo en cuenta sus valores. Llegar a ser centros más relevantes —abrir los museos a nuevos relatos— no es una operación de márquetin sino, ante todo, un ejercicio de empatía, generosidad y humildad que se aborde desde todos los niveles de la entidad.