Descargar PDF Writings
Etiquetas




Barcelona

En todas partes tengo la percepción de que los museos de ciencia, tecnología o historia natural son más accesibles a las familias y jóvenes que los de arte. En los primeros, tocar está garantizado, está permitido y es necesario para aprender; los segundos, pese a tener una oferta educativa cada vez más variada, conservan cierto aire elitista que a menudo los relega a la obligada visita con la escuela o a un ocasional taller familiar. A pesar de que los museos de arte de Barcelona son gratuitos para los menores de 16 años y los departamentos educativos han hecho buen trabajo, todavía no son vistos como un recurso de ocio familiar recurrente. La falta de espacios permanentes donde experimentar (y reflexionar) con el arte siempre que el museo esté abierto podría ser uno de los motivos.

En los museos faltan espacios permanentes donde experimentar

Los Ángeles

El LACMA de Los Ángeles, con el programa Artes for NexGen (Next Generation), se ha posicionado como el lugar idóneo para la experimentación y la reflexión en el que jóvenes y familias son actores vivos. El NexGen abre el museo a una comunidad socialmente más diversa y pone en valor la creación de conexiones personales con el arte a partir de tres pilares: mirar, hablar y hacer arte.De entrada, se creó una categoría de miembro del museo gratis para los menores de 17años y para un acompañante adulto (¡la clave del éxito!), y se puso el foco en proporcionar experiencias creativas únicas y significativas, como un espacio ­taller permanentemente abierto, donde jóvenes y adultos pueden pintar en mesas comunitarias, que recibe más de 100.000 visitas el año. NexGen cerró el 2016 con 234.016miembros.

El NexGen se ha posicionado como el lugar idóneo para la reflexión

To Do

La cultura se aprende en primera persona, disfrutando del patrimonio, creando, experimentando, reflexionando y compartiendo conocimientos; y los museos son agentes educativos muy potentes. Una de las preocupaciones del sector cultural sigue siendo cómo atraer a los jóvenes y las familias en los museos de arte. Una preocupación que tendría que ser de ciudad y que se podría encauzar eliminando de modo efectivo la barrera económica de los niños dando también gratuidad a los adultos que han de acompañarlos. Dedicando más recursos a ofrecer un ocio creativo de calidad que cree vínculos emocionales con el arte, podríamos ver cómo los museos –lugares idóneos para el aprendizaje vivencial– impactan en la transformación del tejido social en beneficio de todos. Los resultados del LACMA son esperanzadores.

Hay que dedicar más recursos a ofrecer un ocio creativo de calidad

__________

Este artículo fue escrito originalmente para La Vanguardia y publicado el 1 de mayo de 2017 (descargar PDF).